… y decir “Veremos”.

FSCN6425 (2).jpg

No siempre es necesario tener un plan. En  ocasiones, lo único que se necesita es respirar profundo, tener un poco de confianza, dejarse ir y decir “Veremos”. 

Anuncios
Categorías: Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Un objeto rectangular con densidad diferente.

Después de pasar una u otra vez por los arcos de seguridad del aeropuerto, uno va tomando práctica para hacer ese trámite mas rápido y de manera más eficaz.

En mi oficina tienen un dicho: "Con tantos años de marquesa, ni modo que no hayas aprendido a mover el abanico".

Y aun así, con toda la experiencia, los encargados de la seguridad en el aeropuerto siempre logran sorprenderme. Pero hoy se lucieron.

Llegas al aeropuerto en taxi. Vas a los módulos automáticos para obtener el pase de abordar. Te diriges a la entrada a las salas de abordaje. Y te encuentras con los arcos de seguridad.

Es en ese momento cuando uno se puede dar cuenta de la experiencia viajera de las personas que lo hacen en avión. Y es que pasar por los benditos arcos es una actividad que tiene su liturgia propia.

Todo el ritual está encaminado a ser engorroso y molesto. Dicen los que saben (lo vi en Alerta Aeropuerto) que el objetivo es identificar a quienes se ponen nerviosos.

Te formas en la fila. Encuentras una bandeja de plástico en la que debes acomodar todo, de manera tal que el operador de la máquina de rayos x pueda ver si traes líquidos o no.

(Parece ser que lo único que detectan de manera inmediata son los líquidos).

Una vez pasé por el arco con 5 tabiques de medio kilo de una masa rojiza, pegajosa y fragante: mole rojo. Los de seguridad ni se inmutaron.

En cambio, otra vez una conocida mía fue detenida cuando los guardias encontraron una botella de licor que había comprado en las tiendas del aeropuerto. Los encargados parecían entusiasmados por el hallazgo. Pero ella no les dió gusto. Se bebió de un tirón el contenido completo antes de entregarles la botella vacía.

Hoy me saqué el cinto y la chamarra con tiempo. Los metí en la maleta. Ahí también están ya la cartera y las llaves, junto con la bolsita de monedas.

Mientras estaba en fila, tomé dos charolas de plástico. Una para el celular, la tablet y la cámara. La otra para la maleta.

Llego al arco ya despojado de todo lo metálico menos los clavos de adamantium de mi hombro y el esqueleto de vibranium. Es raro que a esos tampoco los detectan los detectores cuando paso por debajo.

A un lado también pasan mis dos bandejas. Lo electrónico lo hace sin problema. Pero la maleta no sale por el otro lado.

El operador mira la pantalla.Me mira a mi. Llama al supervisor. Éste se acerca. El primero le dice algo en voz baja. Me miran. El supervisor viene hacia mi.

"Vamos a revisar su maleta. Hay un paquete rectangular con densidad diferente", me dice.

Pienso rápido. Paquete rectangular con densidad diferente. No. Pues no recuerdo haber guardado un paquete rectangular con densidad diferente. "Revísela", le digo mientras pienso en todos los episodios de Alerta Aeropuerto que hemos visto.

Se pone guantes. Abre el cierre de la mochila. Saca la chamarra. Saca mi gorra y mi estuche de lentes. Y de pronto, ve el paquete. Y yo también.

En efecto, es rectangular y tiene una densidad diferente. Es un libro nuevo que llevo. Sigue dentro de su envoltura de papel celofán.

Lo saca y mira la portada. Lo tiene en sus manos. Y me pregunta "¿Qué es esto que lleva? ¿Es un vídeojuego?"

¿De verdad, señor guardia de seguridad del aeropuerto internacional más grande de México?

"No. Es un libro", le digo.

"Ábralo". Rasgo el papel y lo hojeo. "Ah, perfecto. Puede pasar".

Estoy en la sala de abordaje esperando para subir al avión. No sé qué pensar.

Quizá, hoy en día, no sea muy común que la gente viaje con estos objetos rectangulares de densidad diferente. Quizá el operador de los rayos x tenía un celo excesivo en el cumplimiento de su deber.

O tal vez, el supervisor sepa del poder intrínseco que posee un libro, capaz de derrocar gobiernos, cambiar las mentes y enseñar a fabricar armas de destrucción masiva. No lo sé.

Pero me gustaría saber que esos objetos rectangulares con densidad diferente no son la anomalía, sino la constante en las mochilas de la gente.

Al menos para que no me detengan en los arcos de seguridad de los aeropuertos cuando viajo en avión.

Veremos.

Categorías: Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

“Chuck”, “Glennis” y el Mach 1.

El 14 de octubre de 1947, se logró algo que jamás se había hecho en la historia de la humanidad: romper la barrera del sonido.

Ese día, Charles "Chuck" Yeager, capitán de la Fuerza Aérea de los E.U., se montó en una aeronave a reacción – el Bell X-1 matrícula 46-062 era más un cohete que un avión – que estaba sujeto al depósito de bombas de un B-29.

El enorme bombardero despegó del Campo Aéreo Muroc – ahora se le conoce como "Base Aérea Edwards" – y se dirigió al desierto de Mojave.

El "Glamourous Glennis" – bautizado así por Yaeger en honor de su esposa – fue liberado y alcanzó una velocidad máxima de Mach 1.06 (361 m/s, 1,299 km/h).

Yaeger fue el primer ser humano que alcanzó una velocidad mayor a la del sonido (Mach 1).

Dos días antes del vuelo, "Chuck" Yaeger salió a pasear en su caballo. En el trayecto tuvo un accidente que le rompió dos costillas. Sabiendo que no le permitirían volar así, acudió con un médico civil que le colocó un inmovilizador. Solamente Glennis y su mejor amigo, el también piloto Jack Ridley sabían del hecho.

Después de subir al "Glamourous Glennis", Yaeger no pudo cerrar la escotilla de la cabina debido a sus costillas fracturadas. Su amigo Ridley le entregó el mango de una escoba para que se apoyara en él y ajustara el sello de la escotilla.

El resto es historia: se rompió la barrera del sonido, se abrió la puerta al viaje espacial, se logró uno de los avances más impresionantes en la aeronáutica y se demostró que el ser humano – aún con dos costillas rotas – puede hacer cosas increíbles, cosas que jamás se habían logrado.

¿Y tú qué harás hoy?

Veremos.

Categorías: Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

No es una buena idea acosar a las mujeres.

Hay quienes necesitan una ayudadita para ser personas con algo de decencia. No debería ser necesario.

 

weinstein.jpg

El periódico The New York Times publicó los resultados de una investigación sobre Harvey Weinsten y sus abusos sexuales, acciones de acoso y proposiciones de impulsar la carrera de trabajadoras y actrices a cambio de favores sexuales.

El texto acusa a Weinsten de haber empleado su influencia en Hollywood para acosar sexualmente a las mujeres con las que trabajaba o aquellas que querían trabajar en alguna de sus producciones, a pesar de la negativa de ellas para realizar este tipo de acciones. (Recuerden que Cuando una mujer dice NO, ES NO, carajo).

Existe una historia de al menos ochos casos llevados a los tribunales y que fueron acallados por un acuerdo económico entre las víctimas y Weinstein. Pero con la publicación del texto, más y más mujeres lo acusan de haber realizado actos de abuso en su contra.

La portavoz de Weinsten, Sallie Hofmeister anunció que “… él no estará disponible para hacer comentarios adicionales, pues se está tomando un tiempo para centrarse en su familia, en conseguir terapia y en reconstruir su vida”.

 

– – – – – – –

Y eso nos lleva a la “Frase del Viernes”:

“… si te decides a hacer algo y quieres saber si es una mala idea, imagina qué pasaría si al otro día aparece impreso en el periódico y todo el mundo se entera“.  

Gillian Flynn, en Gone Girl. 

– – – – – – –

No sean como Harvey. No sean acosadores. No sean abusadores. Es una mala idea, camaradas.

Veremos.

Categorías: Cita del Viernes, Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

ESPIONART

Hot Art / Cold War

La ruta del brujo

VIAJES | ARTE | CULTURA | GASTRONOMÍA

Active Response

Always A Bad Day For Adversaries

Mis Americas

Blog dedicado a todas las almas viajeras y desaprendidas de Latinoamerica.

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

En la orilla de Misly

Amo, luego vivo.

Musica Jazz/Funk

Hablamos de todo aquello que nos inspira en la música.

MisPelisyLibros

Opiniones de Películas, Series y Libros

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

terribleminds: chuck wendig

Chuck Wendig: Freelance Penmonkey

Imaginemos, imaginemos...

Sitio personal de Raquel Castro, escritora mexicana

El Arca de Pin

Una ventana abierta a la cultura

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Compartiendo Macarrones

Blog para compartir todo lo que nos hace reír y llorar

E.M.A

Simplemente yo

GALDIN

Tras miles de años de paz y armonía, una guerra entre dos razas desata la desolación en un territorio que quedará yermo. Tras tanto odio, muertes y residuo del poder arcano, surgirá un mal que hará que las razas que viven en Rahaylimu se unan de nuevo para combatirlo.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

literatoluisrodriguez

Literatura y consejos.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

La Tata

Filosofando sobre mi vida

A %d blogueros les gusta esto: