Libros

¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza.

“Bien parece, Sancho, que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes, y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla”.

Los molinos.jpg

Don Quijote en las Nubes. (Foto por RogelioRiveraMelo)

En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como Don Quijote los vió, dijo a su escudero: la ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o poco más desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla, y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer: que esta es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra. ¿Qué gigantes? dijo Sancho Panza.

Capítulo 8. El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Todos deberíamos estar empeñados en alguna lucha que pareciera imposible de ganar, pues quizá en algún lugar del universo, los siempre volubles dioses de la guerra podrían favorecernos, quizá por mera curiosidad, quizá por aburrimiento. Ya lo dijo el Quijote: “… las cosas de la guerra, más que otras, están sujetas a continua mudanza…”

En una de esas, tenemos la fortuna de asestar un golpe de esos épicos, a través del cual podamos inscribir nuestro nombre entre los generales victoriosos de la historia.

Que cada quién escoja contra qué gigantes quiere luchar. O molinos. O miedos. O vicios.

¿Tú ya tienes tu enemigo declarado?

Veremos.

*Esta fotografía es parte del proyecto No. 98 de mi Lista de 100 Cosas que hacer antes de morir. Si quieren ver el proceso pueden visitar el perfil Roy RiverMule en Instagram. Los invito a comentar. 
Anuncios
Categorías: Fotografía, Guerra, Libros, Retórica de lo Trivial | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

“Escribir por rabia”. Entrevista a Alejandro Carrillo.

“Escribir por rabia”. Entrevista a Alejandro Carrillo, escritor mexicano, ganador del Premio Mauricio Achar 2016, con su novela Adiós a Dylan.

alejandro-carrillo

Alejandro Carrillo.

Me encuentro frente a Alejandro Carrillo, autor de “Adiós a Dylan”, novela ganadora del premio Mauricio Achar 2016. El creador de los proyectos Tinta Chida, Pelea y Escribe y MicroChingón, se sienta frente a mi y pide un café negro. “La vida para mi ha sido muy movida estas últimas semanas”, me dice. “He andado en chinga”.

Cuando comenzamos a hablar, sus ojos tranquilos – apenas visibles entre la visera de su gorra de beisbolista y su espesa barba – comienzan a adquirir un brillo de emoción, el fulgor que solamente puede dar la satisfacción de haber terminado un trabajo bien hecho. No puedo desaprovechar el momento para lanzarme directamente sobre el destello.

Le preguntó de dónde nace Tinta Chida, el proyecto por el que nos conocimos hace más de un año, y lo que percibo ya no es emoción, sino pasión.

“Todo surge de la rabia”.

“Siempre quise ser escritor, pero en algún momento entré en un estado de comodidad. Ese letargo dañino que debe sacudirse de alguna manera. Tinta Chida es el experimento de Alejandro para demostrar, a mí mismo primero, y luego a los demás que uno puede vivir haciendo lo que le gusta. Escribir para mi es mi pasión. Si no vives algo con deseo comienzas a acumular un enojo enorme que tiene que salir. Todo esto que me está pasando surge de una rabia encauzada que sentía por no poder ser lo que quería”.

“Es es Alejandro Carrillo, el escritor, el hombre con una gran rabia, con un profundo miedo al rechazo, con una enorme ambición de querer explorar todas sus versiones”. Mientras habla, levanta los brazos para mostrarme el tamaño de sus sueños y miro sus tatuajes: una Torre Latinoamericana, una máquina de escribir, un Monumento a la Revolución.

“Antes de tomar la decisión de escribir para vivir, me hallaba en un estado de comodidad – era programador de sitios web y páginas en internet. Pero llega un momento en el que uno debe decirse a sí mismo: ¡Pelea! Por tus sueños, por lo que quieres. Y entonces en esa pelea decides exponerte al dolor. El rechazo que uno siente como escritor duele. Que te dicen que tu trabajo es una mierda no es chido. Pero debí haberme expuesto más, debí haberme expuesto antes. Envié Adiós a Dylan a varios concursos y perdí en muchos. Después me enteré que gané en otros, pero ya no me dieron los premios porque gané el Mauricio Achar”. Se ríe.

Bob Dylan y la cosecha dulce.

“A los 35 años, a finales de 2016, me avisan que mi primera novela ganó el premio Mauricio Achar. Y eso uno lo puede ver como el comienzo. Pero en realidad es que el año empezó con miedo, con incertidumbre, con muchos proyectos andando pero con terror de que no funcionaran, de que no prendieran. Al final, este fin de año no es el inicio, sino la cosecha dulce de todo el trabajo duro que se hizo antes”.

“Adiós a Dylan es la historia de Omar. Una parte de su historia”, tocamos el tema de los personajes de la novela. “Te puedo decir que hay mucho de Omar Brambila – personaje central de la novela – en Alejandro y viceversa. También hubo un época en la que yo quise sentir una necesidad de moldear lo que vivía como si fuera una historia de esas épicas. De imaginar a las personas, idealizarlas para que encajaran en mi mundo. Pero al igual que Omar en Adiós a Dylan, he tenido que madurar, tomar conciencia. Ser consciente de tus actos es vital para entender, para no lastimar y que no te lastimen”.

Hablamos sobre el fanatismo y la idolatría a los modelos. No podía faltar el comentario sobre Robert Allen Zimmerman aka Bob Dylan. “El Bob Dylan de la novela es fantástico, no es el Bob Dylan de la vida real, ni el de los discos, ni el de sus historias, ni el de las letras de sus canciones, ni el ganador del Nobel de Literatura. Ese, el Dylan que ganó me genera una gran satisfacción, pero creo que es más por el movimiento telúrico que ese galardón desencadenó en los escritores, en los académicos, en los puristas. Verlos rabiar por que un extraño a ese mundo suyo haya ganado es algo bien chingón. También él tiene una historia. El Nobel no es más que otra cosecha de su larga trayectoria”.

El futuro.

El Alejandro Carrillo seguro en todas sus respuestas sólo titubea cuando le pregunto por el futuro de Omar Brambila. Se ríe, se quita la gorra, se la vuelve a poner. “¡No sé!”, me dice. “Nadie me había hecho esa pregunta”. Se repone.  “Imagino que le irá bien. Me emociona pensarlo. Después de unos putazos de realidad uno aprende. Aprendes o te mueres”.

“¿El futuro para Alejandro? Pues hay Tinta Chida para rato, hay más talleres, ya estoy trabajando en la siguiente novela…” Lo interrumpo. “No me cuentes. No quiero saber”. “Te chingas, te voy a contar porque me emociona, wey”, se ríe y me cuenta. Ya la quiero leer. Incluso me ofrezco para ayudarle.

“El futuro para México…”, cierra los ojos y cuando los abre mira hacia adelante como si lo pudiera ver. “Me gusta pensar que el futuro del país está más en nuestro control de lo que creemos. La única manera de intervenir el futuro está en la auto-observación. Lo inmediato de nosotros es lo único que podemos cambiar”. Se pone serio, percibo la rabia por debajo de su voz cuando lo dice. “Todos decimos que Trump es racista, que las Ladies y los Gentlemen son unos ojetes y culeros. Pero ¿qué tan racistas, ojetes y culeros somos nosotros? ¿Lo aceptamos? ¿Lo vemos? En ellos solamente vemos el reflejo de nuestros propios defectos. Eso es lo que hay que cambiar. El destino no está allá afuera. El futuro es nuestro propio reflejo”.

9786073150446-601x1024

Adiós a Dylan es un road trip, el viaje de un fanático de Bob Dylan hacia su propio descubrimiento, que nos lleva – con soundtrack incluido – a una historia común en todos nosotros: llenar de algún modo el vacío existencial, las ausencias, las añoranzas que vivimos con la idealización de algo mejor y la figura de un role-model que está más allá de lo humano.

La presentación de Adiós a Dylan se llevará a cabo en la Librería Gandhi Sucursal Mauricio Achar, el día 19 de enero a las 1900 horas.

Categorías: 2016, Entrevista, Libros, Literatura, Mauricio Achar, Reseña, Retórica de lo Trivial | 1 comentario

Dar en grande.

Robert Alexander Farrar Thurman, nacido en 1941, es un académico estadounidense. Actualmente es el profesor Je Tsongkhapa de Estudios IndoTibetanos Budistas en la Columbia University de Nueva York. Es uno de los monjes budistas occidentales más reconocidos en el mundo. Ha escrito y traducido textos sobre religión, espiritualidad e historia y filosofía asiática.

En su libro “Essential Tibetan Buddhism” (Budismo Tibetano Esencial) escribe sobre el acto espiritual y el proceso mental que implica hacer un regalo.

“Uno debe practicar el acto de regalar cosas. No sólo esas que ya no te importan, sino esos objetos que te gustan, que quieres. Recuerda, lo que importa no es el tamaño del regalo, lo importante es la calidad y la cantidad del apego mental y emocional al que uno se sobrepone cuando deja ir algo. No te vayas a la quiebra en un impulso positivo momentáneo si te vas a arrepentir después. Piensa en lo que significa dar. Regala, da, objetos pequeños, observa el proceso mental que conlleva el acto de dejar ir esas pequeñas cosas que te gustan, que amas”.

Robert A F Thurman.

dar

Regala. Da. Obsequia pequeñas cosas  que amas. 

Categorías: 100 Cosas, 2016, Budismo, Cita, Cita del Viernes, Dalai Lama, Libros, Regalos, Retórica de lo Trivial | Etiquetas: , , | Deja un comentario

La donación de Tyler Fugget.

Su padrastro fue encarcelado y cuando salió de la prisión, Tyler tomó una decisión: compró libros. 

county-jail.jpg

A sus 9 años, Tyler Fugget le pidió a su madre que lo llevara a comprar algunos libros. Fueron a una docena de tiendas donde venden libros usados y gastó todos sus ahorros. Luego fue a la cárcel del condado de Montgomery con más de 100 libros y los entregó a las autoridades.

Time to Read” (Tiempo para leer) es una iniciativa para que la gente done libros que los reos puedan leer mientras cumplen su condena. La idea surgió cuando el padrastro de Tyler salió después de haber estado preso en esa correccional, platicó con el niño .

 

“No quiero que la gente que está en la cárcel se la pase pensando cosas malas”, explica Tyler. “Quiero que la gente salga de ahí y deje de hacer el mal”.

También cree en el gran beneficio que podría resultar al donar libros a los hospitales, hogares de veteranos y refugios de personas con bajos recursos.

tylerfugett

Tyler con su donación.

Este niño sabe. Y nos demuestra que las grandes ideas pueden venir de todos lados. No hay que hacer menos a alguien. El heroísmo agoniza, pero aún respira. No lo dejemos morir. Gracias, Tyler.

Veremos.

 

 

Categorías: Activismo, Lectura, Libros, Retórica de lo Trivial | Etiquetas: , , | 1 comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

ESPIONART

Hot Art / Cold War

La ruta del brujo

VIAJES | ARTE | CULTURA | GASTRONOMÍA

Active Response

Always A Bad Day For Adversaries

Mis Americas

Blog dedicado a todas las almas viajeras y desaprendidas de Latinoamerica.

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

En la orilla de Misly

Amo, luego vivo.

Musica Jazz/Funk

Hablamos de todo aquello que nos inspira en la música.

MisPelisyLibros

Opiniones de Películas, Series y Libros

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

terribleminds: chuck wendig

Chuck Wendig: Freelance Penmonkey

Imaginemos, imaginemos...

Sitio personal de Raquel Castro, escritora mexicana

El Arca de Pin

Una ventana abierta a la cultura

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Compartiendo Macarrones

Blog para compartir todo lo que nos hace reír y llorar

E.M.A

Simplemente yo

GALDIN

Tras miles de años de paz y armonía, una guerra entre dos razas desata la desolación en un territorio que quedará yermo. Tras tanto odio, muertes y residuo del poder arcano, surgirá un mal que hará que las razas que viven en Rahaylimu se unan de nuevo para combatirlo.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

literatoluisrodriguez

Literatura y consejos.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

La Tata

Filosofando sobre mi vida

A %d blogueros les gusta esto: