2016

Gavrilo Princip y 2016

Turquía pertenece a la OTAN que surgió como fuerza contra Rusia que apoyó para que ganara el presidente de los E.U.A. que son la base de la OTAN. Algo se está cociendo en el horno de la política mundial.

Asesinato de Franz Ferdinand en 1914

El 28 de junio de 1914, Gavrilo Princip – un joven nacionalista serbio bosnio de 20 años- asesinó a tiros al archiduque austriaco Franz Ferdinand y a su esposa Sophie en la ciudad de Sarajevo.

El asesinato de un personaje menor en la política mundial por un revolucionario serbio que exigía la separación de Yugoslavia del Imperio Austro-Húngaro -y que en sus declaraciones posteriores al homicidio involucrara al ejército de su país – hizo que el Imperio  emitiera un ultimátum a Serbia para que condenara públicamente el atentado, entre otros puntos casi imposibles de cumplir.

Al no dar Serbia una resolución favorable al Imperio de Franz Joseph, éste invadió el pequeño país eslavo. Debido a las alianzas estratégicas entre las naciones europeas, esa invasión fue el inicio de la Primera Guerra Mundial, un conflicto que enfrentó a países de todo el mundo por más de cuatro años y en el que murieron, por primera vez en la historia, millones de personas.

Las balas que Gavrilo Princip disparó en junio de 1914 tuvieron repercusión en todo el planeta y no creo que ese hubiera sido su objetivo al jalar el gatillo.

wp-1482201004903.jpeg

Asesinato de Andrei Karlov en 2016

El 19 de diciembre de 2016, Mevlüt Mert Altintas – un policía turco de 22 años – asesina a tiros a Andrei Karlov, embajador de Rusia en Turquía, mientras éste asistía a una exposición de arte en la ciudad de Ankara. La situación política entre Rusia y Turquía no está en uno de sus mejores momentos, en noviembre de 2015, el ejército turco derribó un avión de combate ruso cerca de la frontera con Siria, país sumido en un conflicto en el que rusos y turcos se encuentran involucrados de un modo u otro.

Lo escabroso del tema es que Turquía pertenece a la OTAN, la alianza europea que surgió después de la Segunda Guerra Mundial para impedir un avance militar soviético sobre la parte occidental del continente. Una sociedad que hoy se encuentra desgastada y en uno de sus momentos menos “afortunados” debido a un evento que ocurrió el mismo día, al otro lado del Atlántico: el Colegio Electoral de los Estados Unidos ratificó como presidente a Donald Trump, quien -muchos aseguran, entre ellos la CIA y el FBI de su propio país -resultó ganador después de haber recibido apoyo del presidente de Rusia.

Esperemos que las coincidencias entre todos estos eventos se queden ahí. Pero si la historia nos ha enseñado algo es que los ciclos existen. Que los Gavrilo Princip existen en 2016. Y que la estupidez humana no tiene límites.

Vivimos en tiempos interesantes. Con el tiempo veremos qué tanto.

Veremos.

Categorías: 2016, Geopolítica, Guerra, Política, Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Veracruz.

Fotografía por Rogelio Rivera Melo.

veracruz11.jpg

Puerto de Veracruz, México. Diciembre 2016.

Cuando hay “Norte”, los pescadores de Veracruz amarran sus lanchas cerquita de la costa, juntitas unas a otras. Dicen que lo hacen así para que no se las lleve el mar, pero yo creo que es para que no sientan el frío.

Categorías: 2016, Crónicas Viajeras, México, Retórica de lo Trivial, Viajes | Deja un comentario

“Escribir por rabia”. Entrevista a Alejandro Carrillo.

“Escribir por rabia”. Entrevista a Alejandro Carrillo, escritor mexicano, ganador del Premio Mauricio Achar 2016, con su novela Adiós a Dylan.

alejandro-carrillo

Alejandro Carrillo.

Me encuentro frente a Alejandro Carrillo, autor de “Adiós a Dylan”, novela ganadora del premio Mauricio Achar 2016. El creador de los proyectos Tinta Chida, Pelea y Escribe y MicroChingón, se sienta frente a mi y pide un café negro. “La vida para mi ha sido muy movida estas últimas semanas”, me dice. “He andado en chinga”.

Cuando comenzamos a hablar, sus ojos tranquilos – apenas visibles entre la visera de su gorra de beisbolista y su espesa barba – comienzan a adquirir un brillo de emoción, el fulgor que solamente puede dar la satisfacción de haber terminado un trabajo bien hecho. No puedo desaprovechar el momento para lanzarme directamente sobre el destello.

Le preguntó de dónde nace Tinta Chida, el proyecto por el que nos conocimos hace más de un año, y lo que percibo ya no es emoción, sino pasión.

“Todo surge de la rabia”.

“Siempre quise ser escritor, pero en algún momento entré en un estado de comodidad. Ese letargo dañino que debe sacudirse de alguna manera. Tinta Chida es el experimento de Alejandro para demostrar, a mí mismo primero, y luego a los demás que uno puede vivir haciendo lo que le gusta. Escribir para mi es mi pasión. Si no vives algo con deseo comienzas a acumular un enojo enorme que tiene que salir. Todo esto que me está pasando surge de una rabia encauzada que sentía por no poder ser lo que quería”.

“Es es Alejandro Carrillo, el escritor, el hombre con una gran rabia, con un profundo miedo al rechazo, con una enorme ambición de querer explorar todas sus versiones”. Mientras habla, levanta los brazos para mostrarme el tamaño de sus sueños y miro sus tatuajes: una Torre Latinoamericana, una máquina de escribir, un Monumento a la Revolución.

“Antes de tomar la decisión de escribir para vivir, me hallaba en un estado de comodidad – era programador de sitios web y páginas en internet. Pero llega un momento en el que uno debe decirse a sí mismo: ¡Pelea! Por tus sueños, por lo que quieres. Y entonces en esa pelea decides exponerte al dolor. El rechazo que uno siente como escritor duele. Que te dicen que tu trabajo es una mierda no es chido. Pero debí haberme expuesto más, debí haberme expuesto antes. Envié Adiós a Dylan a varios concursos y perdí en muchos. Después me enteré que gané en otros, pero ya no me dieron los premios porque gané el Mauricio Achar”. Se ríe.

Bob Dylan y la cosecha dulce.

“A los 35 años, a finales de 2016, me avisan que mi primera novela ganó el premio Mauricio Achar. Y eso uno lo puede ver como el comienzo. Pero en realidad es que el año empezó con miedo, con incertidumbre, con muchos proyectos andando pero con terror de que no funcionaran, de que no prendieran. Al final, este fin de año no es el inicio, sino la cosecha dulce de todo el trabajo duro que se hizo antes”.

“Adiós a Dylan es la historia de Omar. Una parte de su historia”, tocamos el tema de los personajes de la novela. “Te puedo decir que hay mucho de Omar Brambila – personaje central de la novela – en Alejandro y viceversa. También hubo un época en la que yo quise sentir una necesidad de moldear lo que vivía como si fuera una historia de esas épicas. De imaginar a las personas, idealizarlas para que encajaran en mi mundo. Pero al igual que Omar en Adiós a Dylan, he tenido que madurar, tomar conciencia. Ser consciente de tus actos es vital para entender, para no lastimar y que no te lastimen”.

Hablamos sobre el fanatismo y la idolatría a los modelos. No podía faltar el comentario sobre Robert Allen Zimmerman aka Bob Dylan. “El Bob Dylan de la novela es fantástico, no es el Bob Dylan de la vida real, ni el de los discos, ni el de sus historias, ni el de las letras de sus canciones, ni el ganador del Nobel de Literatura. Ese, el Dylan que ganó me genera una gran satisfacción, pero creo que es más por el movimiento telúrico que ese galardón desencadenó en los escritores, en los académicos, en los puristas. Verlos rabiar por que un extraño a ese mundo suyo haya ganado es algo bien chingón. También él tiene una historia. El Nobel no es más que otra cosecha de su larga trayectoria”.

El futuro.

El Alejandro Carrillo seguro en todas sus respuestas sólo titubea cuando le pregunto por el futuro de Omar Brambila. Se ríe, se quita la gorra, se la vuelve a poner. “¡No sé!”, me dice. “Nadie me había hecho esa pregunta”. Se repone.  “Imagino que le irá bien. Me emociona pensarlo. Después de unos putazos de realidad uno aprende. Aprendes o te mueres”.

“¿El futuro para Alejandro? Pues hay Tinta Chida para rato, hay más talleres, ya estoy trabajando en la siguiente novela…” Lo interrumpo. “No me cuentes. No quiero saber”. “Te chingas, te voy a contar porque me emociona, wey”, se ríe y me cuenta. Ya la quiero leer. Incluso me ofrezco para ayudarle.

“El futuro para México…”, cierra los ojos y cuando los abre mira hacia adelante como si lo pudiera ver. “Me gusta pensar que el futuro del país está más en nuestro control de lo que creemos. La única manera de intervenir el futuro está en la auto-observación. Lo inmediato de nosotros es lo único que podemos cambiar”. Se pone serio, percibo la rabia por debajo de su voz cuando lo dice. “Todos decimos que Trump es racista, que las Ladies y los Gentlemen son unos ojetes y culeros. Pero ¿qué tan racistas, ojetes y culeros somos nosotros? ¿Lo aceptamos? ¿Lo vemos? En ellos solamente vemos el reflejo de nuestros propios defectos. Eso es lo que hay que cambiar. El destino no está allá afuera. El futuro es nuestro propio reflejo”.

9786073150446-601x1024

Adiós a Dylan es un road trip, el viaje de un fanático de Bob Dylan hacia su propio descubrimiento, que nos lleva – con soundtrack incluido – a una historia común en todos nosotros: llenar de algún modo el vacío existencial, las ausencias, las añoranzas que vivimos con la idealización de algo mejor y la figura de un role-model que está más allá de lo humano.

La presentación de Adiós a Dylan se llevará a cabo en la Librería Gandhi Sucursal Mauricio Achar, el día 19 de enero a las 1900 horas.

Categorías: 2016, Entrevista, Libros, Literatura, Mauricio Achar, Reseña, Retórica de lo Trivial | 1 comentario

¿Qué hacemos, Ana Gabriela?

Por Rogelio Rivera Melo. 
El fin de semana pasado, la senadora de la República Ana Gabriela Guevara fue agredida por sujetos desconocidos en el Estado de México. ¿Qué vamos a hacer, senadora?
ana-gabriela

La Senadora Guevara en conferencia de prensa.

Acabo de ver la conferencia de prensa que dio Ana Gabriela Guevara sobre la brutal agresión física que sufrió el fin de semana. Celebro que, dentro de los márgenes de la situación, esté bien. Pudo haber sido mucho peor. Pero me quedo con tres cosas muy interesantes que ella menciona.

  1. Cómo senadora de la República, puede contar con escoltas y chófer, pero no lo hace por decisión propia. Antes que funcionaria pública, “soy mexicana” como todos.
  1. La mención que hace a la cuestión de la violencia de género y que la violencia en México actúa en contra de todos.
  1. La exclusión de la violencia como solución a los problemas de seguridad.

Analizando esas tres declaraciones de Ana Gabriela, puedo escribir que esa generalización del “a todos nos puede pasar” es el cáncer que vive México en la actualidad. Se deben tomar medidas para asegurar que “no le pase a nadie“. Medidas que van más allá de traer o no escolta, de un puesto de policía cercano o de si uno es hombre, mujer, transexual, homosexual, lesbiana o aquello que uno decida ser. La “resolución sin violencia” a la que Ana Gabriela aspira está demasiado lejana – o demasiado cercana – según la óptica con que se aprecie. Pero no es cuestión de los buenos deseos o las malas decisiones que se tomen al calor de un momento como el que ella vivió, es cuestión de crear acuerdos, de hacer leyes y reforzar las condiciones de seguridad en nuestro país.

Lo sucedido a Guevara Espinoza es un indicativo más de algo que todos en el país ya sabemos. Todos los que hemos sido víctima del delito, los familiares de los desaparecidos, los soldados que deben luchar con una mano amarrada a la espalda contra narcos defendidos por los mejores abogados del país, las mujeres asesinadas en todo el territorio nacional, los buenos ciudadanos que tienen que pagar cuota por trabajar, los que tienen que defenderse solos contra cuatro agresores cobardes.

Me apena mucho lo que le sucedió a la senadora Guevara, de verdad. Porque aún siendo una de las mujeres más exitosas en su trayectoria profesional, una que dio gloria al país y que como senadora se ha mantenido en la lucha por mejorar las condiciones de vida de los mexicanos, no pudo evitar convertirse en una estadística más.

Dicen que sólo a golpes – figurativos o no -aprende la gente. Hoy, le pregunto a la Senadora ¿qué vamos a hacer? Usted está en el lugar ideal para destapar y ventilar lo que miles de mujeres viven a diario en el Estado de México, lo que millones de mexicanos sentimos cada vez que nos subimos al camino sin escolta ni chófer, lo que millones de niños y niñas sufren cada vez que desean un rato de esparcimiento durante el fin de semana. Lo que usted vivió lo hemos vivido tantos y tantos mexicanos, por ser gente que nació aquí, tenemos que sufrir. Usted dirá, Senadora.

Piense que millones de mexicanos y mexicanas la apoyamos. Usted puede crear las mociones necesarias para asegurar que lo que le sucedió a usted, no vuelva a pasar. Es cuestión de ponernos de acuerdo. No quiero que las cicatrices que hoy nos mostró sean tan solo algo que le recuerde lo que vivió.

Créame cuando le digo que va a superarlo, como persona. Usted es una atleta y una mexicana fuerte. No se deje vencer por lo sucedido. Por más difícil que parezca, logrará sobreponerse. Pero piénselo, Ana Gabriela. Yo he estado ahí justo en donde usted ha estado. Pero no tengo el poder que hoy tiene usted. Es usted una legisladora en el Senado. Y yo, ciudadano de a pie, normal, sin más que mi voluntad, la apoyo.

Diga usted, ¿qué vamos a hacer?

Veremos.

 

Categorías: #LevantaTuVoz, 2016, Retórica de lo Trivial, Violencia | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

terribleminds: chuck wendig

Chuck Wendig: Freelance Penmonkey

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Imaginemos, imaginemos...

Sitio personal de Raquel Castro, escritora mexicana

El Arca de Pin

Una ventana abierta a la cultura

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Compartiendo Macarrones

Para compartir todo lo que nos hace reír y llorar

E.M.A

Simplemente yo

GALDIN

Tras miles de años de paz y armonía, una guerra entre dos razas desata la desolación en un territorio que quedará yermo. Tras tanto odio, muertes y residuo del poder arcano, surgirá un mal que hará que las razas que viven en Rahaylimu se unan de nuevo para combatirlo.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

literatoluisrodriguez

Literatura y consejos.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

La Tata

Filosofando sobre mi vida

Who needs normal?!

Ramblings from a crazy, cluttered mind...

¡Viajando se aprende!

Viajes en todas sus facetas

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

El templo de Salomón

Describir la tragicomedia de la vida y comparaciones.

Por el hueco de la escalera

Por el hueco de la escalera se cuelan muchas cosas, así que yo las guardo en el hueco de la escalera por si me hacen falta.

A %d blogueros les gusta esto: