Hasta las rodillas…

¿A ustedes les ha pasado que se van a un hoyo por hacer una buena foto? ¿No? ¿Nunca? Dichosos ustedes.

DSCN47441.jpg

Salí temprano de trabajar y decidí caminar a casa. Como es costumbre, en el trayecto buscaba alguna cosa que fotografiar. Pasé por el Castillo de Chapultepec y me hubiera encantado tomar una fotografía del Altar de la Patria con lluvia – y sin gente – pero el agua nomás nunca cayó. Seguí por la Calzada Xicoténcatl y llegué hasta el Hemiciclo a los Héroes del Escuadrón 201. Hice un par de tomas y continué ya no por la calzada, sino que atravesé los prados para evitar a los visitantes impertinentes que no me dejaban encuadrar mis fotografías.

Entonces vi un tronco que yacía partido en el piso. Sobre la superficie del tocón había una aldea de pitufos bombardeada por las armas de destrucción masiva de un dictador infame de esos que hoy abundan. Un pequeñísimo bosque de hongos, casi imperceptibles a la vista, pero que semejaba una escena dantesca de destrucción y vida. Preparé mi lente macro para adentrarme en lo que me parecían las profundidades de ese universo paralelo. Listo para capturarlo en un instante eterno.

Ahora, alrededor de mi árbol caído había una gran cantidad de madera y follaje. La humedad de las lluvias de ayer y hoy logró convertir toda esa biomasa en una materia que parecía sólida, pero que en realidad era una gelatina. Debajo de la primera capa había un gran hueco. Eso lo descubrí cuando me acerqué para hacer mis fotos. Y me hundí hasta las rodillas.

Solté una palabrota. De eso estoy seguro. No recuerdo cuál. Pero luego me dije: “Ya estás aquí. Dispara”. Saqué tres fotos.  Y después una pierna. Luego, la otra.

Me sacudí el pantalón y todo hubiera quedado en eso, pero percibí un movimiento dentro de mi bota izquierda. Larvas. Muchas. Miré la derecha, misma situación. Me solté las cuerdas y caminé descalzo, con la cinta de la cámara en la boca y un zapato en cada mano, hasta la calzada más cercana.

Dejé caer el calzado, me quité los calcetines y los sacudí vigorosamente. Miré en mis botas, dentro había muchos gusanitos de color marrón, retorciéndose gustosamente. Supongo que estaba caliente y húmedo. Casi como debajo de su árbol.

Agité las botas una y otra vez. Usé hojas y varitas para sacar a los más necios. Pero algunos eran tan pequeños que parecían imposibles de alcanzar. Tardé casi cuarenta minutos en deshacerme de la mayoría. Sin más qué hacer, me calcé con todo el dolor de mi corazón.

Y me dirigí a toda velocidad a la casa. Abrí la despensa y saqué la lata de insecticida. Llegué directo al baño, me quité los zapatos, los rocié, abrí la llave y me lavé los pies.

Aún siento frío. Y comezón. Además no me abandona la maldita sensación de estar caminando sobre crujipollo.

Todo por tres fotografías. Que estuvieron bien. Pero no fueron lo que hubiera querido. Pero tal como dijo el general McArthur, volveré. Mañana iré de nuevo. Como un homenaje a los cientos de larvas que aplasté con mis zapatos. Ahí les cuento.

Veremos.

Anuncios
Categorías: Fotografía, Historias Verdaderas, Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

terribleminds: chuck wendig

Chuck Wendig: Freelance Penmonkey

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Imaginemos, imaginemos...

Sitio personal de Raquel Castro, escritora mexicana

El Arca de Pin

Una ventana abierta a la cultura

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Compartiendo Macarrones

Para compartir todo lo que nos hace reír y llorar

E.M.A

Simplemente yo

GALDIN

Tras miles de años de paz y armonía, una guerra entre dos razas desata la desolación en un territorio que quedará yermo. Tras tanto odio, muertes y residuo del poder arcano, surgirá un mal que hará que las razas que viven en Rahaylimu se unan de nuevo para combatirlo.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

literatoluisrodriguez

Literatura y consejos.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

La Tata

Filosofando sobre mi vida

Who needs normal?!

Ramblings from a crazy, cluttered mind...

¡Viajando se aprende!

Viajes en todas sus facetas

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

El templo de Salomón

Describir la tragicomedia de la vida y comparaciones.

Por el hueco de la escalera

Por el hueco de la escalera se cuelan muchas cosas, así que yo las guardo en el hueco de la escalera por si me hacen falta.

A %d blogueros les gusta esto: