Sacks, el adiós anunciado.

Artículo traducido por Rogelio Rivera Melo.

“Despertares” es una gran película protagonizada por Robert DeNiro y Robin Williams. En ella, se plasma la historia verdadera de un paciente comatoso que recupera la conciencia tras ser sometido al tratamiento experimental de un médico innovador. Este filme está basado en la obra “Awakenings” del gran neurocirujano británico Oliver Wolf Sacks. 

Sacks – divulgador, escritor, médico neurocirujano – murió el 30 de agosto de 2015 a los 82 años de edad. En febrero de este año anunció su despedida – concisa, directa, conmovedora – después de haber sido diagnosticado con un cáncer terminal. Aquí está la traducción del artículo publicado en The New York Times ese día.

Adiós, Doctor Sacks.

Oliver Sacks

Oliver Sacks

Hace un mes me sentía con una buena salud. A los 81, todavía nado tres kilómetros diarios. Pero mi suerte se ha terminado. Hace unas semanas me enteré que sufro de una metástasis múltiple en el hígado. Hace nueve años me diagnosticaron con un raro tumor en el ojo, un melanoma ocular. La radiación y el procedimiento con láser que se empleó para remover ese tumor hicieron que quedara ciego de ese ojo.  Pero aunque los melanomas oculares sufren de metástasis en un 50 por ciento de los casos, debido a las particularidades de mi situación, esa probabilidad era mucho menor. Pero estoy entre los desafortunados. 

Me siento agradecido de haber tenido nueve años de buena salud y gran productividad desde el diagnóstico original pero ahora me encuentro cara a cara con el hecho de que estoy muriendo. El cáncer ocupa una tercera parte de mi hígado; aunque su avance puede retrasarse, esta clase de cáncer en particular no puede detenerse. 

Depende de mi escoger la manera en que voy a vivir los meses que me quedan. Tengo que vivir de la manera más rica, profunda y productiva que pueda. Para esto me siento motivado por las palabras de uno de mis filósofos favoritos, David Hume, quien, al saber que se encontraba mortalmente enfermo a los 65 años, escribió, en un solo día de abril de 1776,  una corta autobiografía a la que tituló “Mi Propia Vida”.

“Ahora me encuentro con una rápida disolución”, escribió. “He sufrido muy poco dolor por mi enfermedad. Y lo que es más extraño, sin importar la gran merma de mi persona, nunca he sentido el decaímiento de mis ánimos. Poseo el mismo furor que siempre, así como la misma felicidad cuando estoy en compañía de otros”. 

He sido afortunado de vivir más de 80 años, y los 15 que se me otorgaron más que a Hume han sido igualmente ricos en trabajo y amor. Durante ese tiempo, he publicado cinco libros y completado una autobiografía (un poco más larga que las pocas páginas escritas por Hume) que será publicada esta primavera. Tengo algunos otros libros casi terminados.

Hume también escribió: “Soy un hombre de mediano temperamento, que puede controlar sus pasiones, de un humor alegre, abierto y sociable, capaz de comprometerme y poco susceptible a enemistades”. 

Aquí tengo que discrepar con Hume. Aunque he disfrutado de relaciones amorosas y de amistad y no tengo enemistades reales, no puedo decir (y nadie que me conozca lo dirá) que soy un hombre de mediano temperamento. Al contrario, soy un hombre con un temperamento vehemente, con violento entusiasmo y extremadamente desmesurado en todo lo que me apasiona”.

Sin embargo, hay una frase en el ensayo de Hume que me llega en lo profundo por su verdad: “Es difícil”, escribió, “estar más apartado de la vida que lo que me encuentro en este momento”.

Durante los últimos días, he podido ser capaz de ver mi vida desde una gran altura, como si estuviera observando un paisaje, y con un profundo sentir de conexión con todas sus partes. Pero eso no significa que ya esté listo para abandonar la vida. 

Al contrario. Me siento intensamente vivo. Quiero y deseo, en el tiempo que me queda, profundizar mis amistades, despedirme de aquellos a quienes amo, escribir más, viajar si tengo fuerzas para ello, lograr nuevos niveles de comprensión y entendimiento.

Esto tiene que involucrar audacia, claridad y ser directo en mis palabras. Es tratar de arreglar mis asuntos con el mundo. Pero también habrá tiempo para la diversión (y algo de locura).  

De pronto siento una gran claridad y perspectiva. No hay tiempo para lo que no sea esencial. Debo enfocarme en mi, en mi trabajo y en mis amigos. Ya no veré las noticias de la noche cada noche. Ya no le pondré atención a la política o a las discusiones sobre el calentamiento global. 

No es indiferencia, sino separación. Aún me intereso profundamente por el Medio Oriente, por el calentamiento global, por la creciente desigualdad. Pero ya no son mis asuntos. Pertenecen al futuro. Me alegro cuando conozco gente joven y talentosa – incluso a ellos que hicieron mi biopsia y me diagnosticaron la metástasis. Siento que el futuro está en buenas manos.

Por los últimos 10 años cada vez he estado más conciente de las muertes de mis contemporáneos. Mi generación va de salida. La muerte de cada uno de ellos ha sido como un desprendimiento de una parte de mi. No habrá nadie como nosotros cuando nos hayamos ido. Pero nunca hay nadie más igual a los demás. Cuando la gente muere no puede ser reemplazada. Dejan espacios que no pueden ser llenados. Ese es el destino – el destino genético y el destino neural – de cada ser humano: ser un individuo único, hallar su propia senda, vivir su propia vida y morir su propia muerte. 

No puedo pretender que no tengo miedo. Pero el sentimiento que predomina en mi es la gratitud. He amado y he sido amado. Se me ha dado mucho y he dado algo de vuelta. He leído y he viajado y he pensado y he escrito. He tenido una relación con el mundo, la relación especial de los escritores y los lectores. 

Sobre todo, he sido un ser sensible, un animal pensante, en este bello planeta y eso, por sí mismo, ha sido un enorme privilegio y una gran aventura. 

Oliver Sacks. (9 Julio 1933 – 30 Agosto 2015)

Anuncios
Categorías: 2015, Cartas, Despedida, OliverSacks | Etiquetas: , , , , , , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

terribleminds: chuck wendig

Chuck Wendig: Freelance Penmonkey

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Imaginemos, imaginemos...

Sitio personal de Raquel Castro, escritora mexicana

El Arca de Pin

Una ventana abierta a la cultura

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Compartiendo Macarrones

Para compartir todo lo que nos hace reír y llorar

E.M.A

Simplemente yo

GALDIN

Tras miles de años de paz y armonía, una guerra entre dos razas desata la desolación en un territorio que quedará yermo. Tras tanto odio, muertes y residuo del poder arcano, surgirá un mal que hará que las razas que viven en Rahaylimu se unan de nuevo para combatirlo.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

literatoluisrodriguez

Literatura y consejos.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

La Tata

Filosofando sobre mi vida

Who needs normal?!

Ramblings from a crazy, cluttered mind...

¡Viajando se aprende!

Viajes en todas sus facetas

www.casasgredos.com

Alojamientos rurales en Avila y Provincia. Tlf.920206204/ 685886664

simple Ula

I want to be rich. Rich in love, rich in health, rich in laughter, rich in adventure and rich in knowledge. You?

El templo de Salomón

Describir la tragicomedia de la vida y comparaciones.

Por el hueco de la escalera

Por el hueco de la escalera se cuelan muchas cosas, así que yo las guardo en el hueco de la escalera por si me hacen falta.

A %d blogueros les gusta esto: