Egipto, Túnez, Brasil, Turquía, Grecia. ¿Y México?

Por Adriana Patricia Díaz.

Reflexiones de una viajera mexicana sobre los movimientos revolucionarios en el mundo.

 
Monastikari, Atenas. Julio de 2013.
Imagen

Mientras pruebo un helado en esta bella plaza de la capital griega, observo de lejos uno de los sucesos que se han vuelto parte del paisaje cotidiano en las capitales europeas y asiáticas durante el último año. No veía un evento cultural, sino una manifestación pacífica por parte de los ciudadanos. Otra más. La de hoy se debe a la cancelación de un canal de televisión nacional.

 A medida que el helado se consume, me quedo pensando en la clase de emisaria que soy. En todos los países que he visitado últimamente, han estallado grandes protestas en contra de sus regímenes gobernantes. Egipto, Túnez, Brasil, Turquía, Grecia.

Hace poco más de dos años, apenas pude escapar de los efectos de la Primavera Árabe en Túnez. Allí, la Revolución del Jazmín logró – con la participación de la juventud tunecina, derrocar a Zine el Abidine Ben Ali.

Los gobiernos represores, como mi helado, tarde o temprano llegan a su fin. Y uno no puede escapar de su destino. Ni siquiera en sus viajes. Lo que te toca vivir, te toca vivir. Y me alegro que así sea. Viajar me ha puesto justo en medio de las situaciones adecuadas.

Permítame explicarle. Hasta hace poco me consideraba una mujer apolítica. Era completamente ajena a lo que sucedía en otras partes del mundo. A veces, cuando veía en la televisión las noticias sobre los acontecimientos mundiales expresaba un condescendiente e ignorante “Si, está fea la situación, ¿verdad? Pobres, allá las cosas están muy mal”.

Cuando, durante mis viajes, comencé a ver la problemática social de los países que visitaba, me convertí en algo más que una turista. El gusto que tenía por lugares como Turquía se ha vuelto amor, de ese amor que duele. A través de las protestas ciudadanas pude ver la realidad de las naciones. Es como mirar dentro de un espejo que no conocía.

 Hace dos semanas estaba en Estambul. Mi estancia coincidió con las manifestaciones populares relacionadas con el Parque Taksim Gezi. Allá, cuando la gente veía por la televisión que en Brasil se estaba levantando otra expresión debido a los excesos en el gasto generado por el próximo mundial de futbol, la pregunta que me hacían era “¿En México cuando se van a levantar?”.

Imagen

“Capuleando” en Estambul
Foto: Patricia Adriana Díaz

Los mexicanos tenemos la idea de que somos un pueblo muy bravo. Pero las primeras veces que me vi enfrentada a tal cuestionamiento me quedaba con cara de quien no estudió para un examen. Mi cara bien demostraba expresión de “¿me repite la pregunta?”. Y en realidad no sabía que contestar. Por primera vez durante el viaje, me entristecí.

Caí en la cuenta – no es que no lo supiera, pero ahora el sentimiento me golpeó de lleno – que México es, por excelencia, la proverbial cubeta de cangrejos. Que sería muy difícil ver que en mi país suceda lo que ahora pasa en Turquía, donde diferentes etnias, clases sociales, géneros, edades, se han unido, TODOS, por el reclamo a un derecho común. Algo diferente a lo que pasa en México.

Mi país está secuestrado, y no sólo por las drogas como nos quieren hacer creer, sino por la indolencia. Ese sentimiento de apatía, incluso al contemplar todos los días noticias sobre muertos, secuestrados, torturados, corrupción y más. Una falta de acción que nunca antes me había lastimado.

En México no hay represión con gases pimienta y cañones de agua, no nos han restringido el acceso a las redes sociales. Ni siquiera se tiene que preocupar el gobierno de eso. Aquí solo nos dejan a la suerte. Lo más probable es que un día te den un balazo para quitarte el auto. Que te conviertas en una estadística más. De homicidios, de secuestros, de desaparecidos.

Pero si en México también tenemos muchas protestas. ¿Cómo olvidar esa legendaria manifestación del candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador? ¿Cómo obviar las entre diez y cien manifestaciones que hay diariamente en la Avenida Paseo de la Reforma? En mi México protestamos por tantas cosas.

Pero, en realidad, el único movimiento similar al turco que recuerdo en México, donde realmente observé a representantes de toda la sociedad, desde comerciantes tradicionales, hasta miembros de las pudientes familias de los “suburbios”, fue aquella enorme manifestación pacífica de hace algunos años. Alguien nos convocó a reunirnos en el Zócalo (esa enorme plaza central), vistiendo ropa blanca o negra, para reunirnos y protestar por la ingente cantidad de muertos y secuestrados. El magno evento duró un día. Al siguiente hubo las respectivas notas en el periódico. Y no más. No pasó nada más. A las pocas semanas, la violencia se desbordó brutalmente en todo el país.

En comparación con Turquía – y con muchos otros países – los mexicanos estamos muy atrasados en cuestión educativa y eso causa diferencias importantes. A medida que esas diferencias puedan aminorarse nuestras desigualdades culturales se volverán menos abismales. La educación no sólo debe enfocarse a mandar los hijos a la escuela. Hay que enseñarles. Y para eso uno – como padre – debe educarse. Mantenerse en la línea. Nota personal: Más libros, menos tv por cable.

Después de ver – en primera fila – lo que es la verdadera represión en estos lares, y de vivir la dicotomía turca entre la liberación hacia el occidentalismo y el pesadísimo bagaje cultural otomano, que gusto me da ver los “desfiguros” de las parejas en el transporte colectivo de la Ciudad de México. Aquí uno se puede tocar, abrazar o besar sin que nadie trate de llevarlos con la Policía Moral.

El fin de mi viaje se acerca. ¿Qué ha cambiado? No soy partidaria de vivir en la eterna angustia. No me volví socialista. Al capitalismo le debo mucho de mi feliz vida. Trato de trabajar lo mejor posible, y poner en alto el nombre de México, mi país, en cuanta ocasión se presente. Esa es mi cooperación. ¿En qué he cambiado? Para desilusión de mis entrañables amigos revolucionarios, no saldré a manifestarme a las calles, tratando de replicar un ambiente que no corresponde al de la realidad de estas tierras. Hay que profundizar contextos. Tardaría años y me falta mucha cultura política para seguir haciendo estas reflexiones. Espero que con los viajes pueda aprender algo más.

Mi helado en Monastiraki se derrite. Veo los mensajes que se han acumulado en mi celular y sonrío tiernamente leo más de tres que dicen “¿no te da miedo estar ahí? Cuídate mucho por las protestas. En esos países se pone rudo. Las cosas se ven muy mal en la tele”.

Me duele saber que bastarían 5 palabras para que entendieran que no iba a hacer algo revolucionario: “Calma, yo vengo de México”.

Imagen

Anuncios
Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , | 2 comentarios

Navegador de artículos

2 pensamientos en “Egipto, Túnez, Brasil, Turquía, Grecia. ¿Y México?

  1. Claudia Díaz

    Efectivamente, México es un caso paradigmático para muchos estudiosos de las ciencias sociales en el mundo. Nuestra falta de acción política se explica por dos elementos principales: miedo e ignorancia. El origen de nuestro miedo inicia en la educación en la familia y que en la mayoría está basada en el castigo, la sanción y la indiferencia como medio de ejercer poder sobre los más vulnerables (principalmente los niños) la negociación, las discusión y la tolerancia no son una práctica muy común en la cultura mexicana.
    La ignorancia derivada del desinterés por aprender más, escuchar lo que otros tienen que decir o enseñar, nuestra falta de sensibilidad hacia la vida pública y el espacio común, nuestra incapacidad por actuar colectivamente con excepción de la propia familia.
    Lamentablemente la desigualdad que vive nuestro país es igualmente proporcional a la imposibilidad de crear un frente común ante tantas injusticias. Podríamos comenzar con nosotros mismos intentando ayudar a reconocer este problema en nuestro circulo más cercano.
    En fin mi hipótesis es que el aparato político y sociocultural que opera en nuestro país ha sido suficientemente capaz de procesar las demandas más amenazantes para la estabilidad social que impide que la acción política sea suficientemente poderosa para romper el equilibrio (que aunque frágil e injusto) y ha logrado garantizar condiciones de supervivencia para muchos sectores (informalidad, corrupción, tráfico de influencias).

    Me gusta

  2. Pingback: Justicia a la Turca. | Heroísmo Agonizante 101 (Sólo para principiantes)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

La ruta del brujo

VIAJES | ARTE | CULTURA | GASTRONOMÍA

ActiveResponse.org

Re-Imagining Cyber Security

Mis Americas

Blog dedicado a todas las almas viajeras y desaprendidas de Latinoamerica.

Sexo en Marte Escritor

Relatos, Poemas, Artículos de opinión, Humor, Historias de suspense, Ensayos y Narrativa

En la orilla de Misly

Amo, luego vivo.

Musica Jazz/Funk

https://www.facebook.com/bluefunkymamma

MisPelisyLibros

Opiniones de Películas, Series y Libros

terribleminds: chuck wendig

Chuck Wendig: Freelance Penmonkey

Niebla

Blog Literario de Jerónimo Alayón Gómez

Imaginemos, imaginemos...

Sitio personal de Raquel Castro, escritora mexicana

El Arca de Pin

Una ventana abierta a la cultura

Tediósfera

Un blog de Eduardo Huchín

Compartiendo Macarrones

Para compartir todo lo que nos hace reír y llorar

E.M.A

Simplemente yo

GALDIN

Tras miles de años de paz y armonía, una guerra entre dos razas desata la desolación en un territorio que quedará yermo. Tras tanto odio, muertes y residuo del poder arcano, surgirá un mal que hará que las razas que viven en Rahaylimu se unan de nuevo para combatirlo.

vam8os

La Vuelta al Mundo en 80 Sueños, un ambicioso proyecto viajando por todo el planeta para estudiar el modo en que el ser humano, a pesar de las circunstancias, sueña en busca de la felicidad. #fotografía #documental #investigación #artículos #voluntariados

literatoluisrodriguez

Literatura y consejos.

Microcuentos

Microcuentos a partir de tres palabras por Andrea Landa Ferrer

La Tata

Filosofando sobre mi vida

Who needs normal?!

Ramblings from a crazy, cluttered mind...

A %d blogueros les gusta esto: